La ruta de los viernes de Cuaresma: San Ildefonso

Con la llegada de una nueva Cuaresma el sevillano recupera los ritos que durante el resto del año quedan guardados en la caja de los recuerdos. Allí esperan, impacientes, la apertura de la tapa y su momento de irrupción.

Sin duda uno de esos rituales es la visita a los templos de la ciudad, donde habitan devociones principales, o que algún día lo fueron, o devociones arraigadas pero que tienen en esta época una alta concentración de fieles a su alrededor, siendo este su momento culmen de culto.

Así, es muy común que en los Viernes de Cuaresma abran las puertas templos, conventos y hasta palacios de la ciudad para recibir la visita de numerosos fieles que vienen a cumplir, otro año más, con el rito transmitido, normalmente, por familia.

No mentiríamos si dijéramos que hay un enclave en pleno centro de Sevilla que, careciendo de hermandad penitencial, y por tanto de procesión de Semana Santa, es parte imprescindible de la Cuaresma siendo un auténtico epicentro los viernes de este tiempo litúrgico, en especial los del mes de marzo, cuando se celebran los cultos al Señor Cautivo. Nos referimos a la Parroquia de San Ildefonso.
Esta singular iglesia, reconocible en su fachada de tonalidades rosa y con dos torres idénticas en altura, se empezó a construir en 1794, tras ser derruida la anterior por un avanzado estado de ruina, y en ella están marcados los rasgos neoclásicos propios de la época. Tiene dos puertas, una hacia la Plaza de San Ildefonso, por donde habitualmente se accede al templo, y la otra en Rodríguez Marín, junto a un gran azulejo del Señor Cautivo. En ella tienen su sede actualmente la hermandad Sacramental, una de las pocas «puras» de la ciudad, y la de la Virgen de los Reyes Patrona de los Sastres.
Es esta devoción del Cautivo muy propia de la Cuaresma. El más conocido es el Cristo de Medinaceli de Madrid, obra atribuida a Juan de Mesa y rescatada por los trinitarios en Mequinez, una ciudad del Norte de África donde los árabes se habían llevado todo el botín de la fortaleza española de La Mamora, donde habría estado el Cristo de Medinaceli. En esta época donde tantos cristianos sufrieron cautiverio se debe entender la proliferación de esta advocación y su vinculación con la orden trinitaria y mercedaria.
Y es precisamente la orden de los trinitarios descalzos de Sevilla, que residía donde actualmente se encuentra la Casa Hermandad del Cristo de Burgos, a escasos metros de San Ildefonso, la que siendo consciente de la creciente devoción a Jesús Cautivo, rinde culto a una imagen anónima del siglo XVII. Una imagen que tras la desamortización de Mendizábal fue a parar a la Iglesia de San Hermenegildo, al pie de la Puerta de Córdoba.
Pero gracias a la labor de la Confraternidad del Escapulario de la Santísima Trinidad residente en la Parroquia de San Ildefonso (y cuya presencia la testifican unos relieves de Martínez Montañés) la imagen de Jesús Cautivo recaló en su actual templo en 1909, ocupando el emplazamiento que hasta poco antes había ocupado el Cristo del Calvario, cofradía que residió durante años en un templo que también ha acogido por diversos avatares y de forma provisional a San Roque, San Esteban y, más recientemente, la Redención.
Así pues desde principios del siglo XX la imagen del Cautivo vive entre los muros de una iglesia que cada viernes de Cuaresma abre sus puertas de par en par para que gentes de toda edad y venidas de todas partes, muchas del Aljarafe, puedan rezar a una imagen que guardan durante el año en una estampa, tal vez en un pequeño escapulario, vestido con su túnica roja, con su característica melena y el lamento de su mirada escrito en el gesto de su boca.
Decir viernes de Cuaresma y viernes de marzo es decir San Ildefonso y su Cautivo. Personas mayores, familias, matrimonios, jóvenes que llegan desde la Alfalfa tras saborear los churros en algún bar que ofrezca aún un poco de sevillanía, cosa harto difícil. Personas que han olido el incienso en la calle Córdoba, han visto algunos capirotes por la Alcaicería y que se preguntan año tras año, qué significará eso de «Cabeza del rey Don Pedro», aunque a muchos de mis paisanos les suene porque por allí cerca tenía su consulta el bueno de Don Ismael Yebra.
Oraciones con agradecimientos y ruegos que quedan depositadas junto a las velas encendidas que forman una auténtica marea de luz que desde la puerta llega hasta el altar de Quinario.  Al otro viernes el besapiés. Y al siguiente, el Vía Crucis en las pequeñas andas. Y así pasa marzo en San Ildefonso y en la memoria de quienes tienen allí, junto al Cautivo, un rincón de su rito devocional.
No se debería de ir nadie de San Ildefonso sin admirar otras imágenes como la Virgen de la Soledad de Juan de Astorga o la Virgen de los Reyes de los Sastres, anónima del siglo XVI, flanqueada por San Hermenegildo y San Fernando. Y por supuesto, nadie debería marcharse sin mirar atentamente la cara de un Cautivo que ya ha visto bajo la cúpula de San Ildefonso muchas generaciones de familias escribiendo la página más íntima de la Cuaresma en Sevilla.

Así será el Vía Crucis extraordinario de los Estudiantes

La hermandad de los Estudiantes se encuentra inmersa en la celebración de los actos que conmemorarán su centenario fundacional, realizando para ello un amplio programa en el que han dotado de un carácter extraordinario a sus cultos de reglas.

Así, el Quinario al Santísimo Cristo de la Buena Muerte se celebrará este año en el templo mayor de la ciudad, y se desarrollará en la tercera semana de Cuaresma. Para ello, los titulares de la hermandad serán trasladados a la Catedral en un Vía Crucis que recuerda a aquel que la cofradía del Martes Santo tenía planeado realizar con el Cristo de Juan de Mesa por el cuarto centenario de su hechura en 2020, acto frustrado por la pandemia de coronavirus.

La Junta de Gobierno se ha dirigido a sus hermanos a través de su página web ofreciendo detalles sobre este acto extraordinario, que comenzará a las 18:30 horas de la tarde del domingo 25 de febrero, saliendo de su capilla y transcurriendo por el Rectorado, San Fernando, San Gregorio, Plaza de la Contratación, Miguel de Mañara, Santo Tomás, Plaza Indalecio Prieto, Tomás de Ibarra, Arco del Postigo, Arfe, García de Vinuesa, Avenida de la Constitución y Catedral, entrando por la Puerta de San Miguel a las 21:15 horas.

Serán jóvenes, universitarios y estudiantes de toda la Archidiócesis los encargados de portar las andas de los titulares así como de rezar las catorce estaciones de este culto al que la hermandad hace un llamamiento de asistencia como punto de unión de la juventud cofrade.

Una semana después, en la tarde del domingo 3 de marzo, el Santísimo Cristo de la Buena Muerte y la Virgen de la Angustia regresarán a su capilla sobre las 19:00 horas, siendo portados por todos los hermanos que lo deseen previa solicitud a la hermandad.

El Señor de las Penas será restaurado tras Semana Santa

En cabildo general extraordinario, celebrado el pasado lunes 29 de enero, los hermanos de las Penas de San Vicente decidieron respaldar la propuesta de la Junta de Gobierno para restaurar a su titular, Jesús de las Penas.
Será el también escultor Fernando Aguado quien se encargue de restaurar esta imagen anónima del siglo XVII, que se sitúa en el círculo de Roldán, y cuya fisonomía es ampliamente reconocible por el público cofrade.
Será después de Semana Santa cuando se inicie este proceso de restauración que se prevé, según informe previo del restaurador, termine en noviembre. Una intervención que ha contado con el apoyo unánime de todos los presentes en el mencionado cabildo general.

Los Javieres modificará su recorrido el próximo Martes Santo

La hermandad de los Javieres llevará a cabo diversos cambios en su recorrido para la próxima estación de penitencia.
Estos cambios afectan tanto al itinerario de ida como al de vuelta. A la ida, cuando la cofradía llegue a la intersección de Trajano con Conde de Barajas, tomarán esta segunda vía para llegar a Jesús del Gran Poder, pasando así por la puerta de la sede fundacional de esta hermandad, la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, donde hasta hace unos años ha estado asentada la orden jesuita.
Una vez haya pasado por este histórico lugar, la cofradía seguirá recto por Jesús del Gran Poder hasta alcanzar la Plaza del Duque y rodearla por el lado del Corte Inglés, dando tiempo a la hermandad de San Esteban, corporación que la precederá con el orden aprobado para 2024, a acceder a la misma plaza por Lasso de la Vega.
Por su parte, a la vuelta la hermandad dejará de transitar por el entorno de San Martín y tomando la calle Daoiz y García Tassara, llegará a Amor de Dios, regresando a Omnium Sanctorum por Correduría y Feria.

La Macarena modifica su itinerario de ida

La hermandad de la Macarena ha anunciado en su página web que modificará el itinerario de ida de la cofradía a la Catedral en la próxima Madrugá del Viernes Santo.
Este cambio afectará al tramo comprendido entre Feria, Correduría y la Europa, ya que el cortejo  tomará la calle Feria sólo hasta la esquina con Relator, ahí girará a la derecha y llegará a la Alameda de Hércules cruzándola entera hasta alcanzar la calle Trajano y proseguir con su acostumbrado itinerario.
El motivo que esgrimen desde la hermandad es el de permitir una mejor organización de la cofradía en la salida, ya que el elevado número de nazarenos que la integran hace que sea necesario un avance fluido de los tramos del Señor de la Sentencia para que el cortejo pueda salir al completo de la Basílica.
Este cambio de recorrido lleva planeando por la corporación de San Gil desde hace un tiempo, sirviendo de ensayo el transitar del Señor de la Sentencia por toda la Alameda el pasado Sábado Santo, cuando el misterio macareno participó en el Santo Entierro Grande.
Este nuevo recorrido por una zona más amplia permitirá que la cofradía pueda ser contemplada por más público en su recorrido de ida a la Catedral.

San Gonzalo llevará a cabildo una salida extraordinaria del Señor del Soberano Poder

En 2025 se celebrarán los 50 años de la hechura del Señor del Soberano Poder ante Caifás por parte del imaginero Luis Ortegra Bru y en la hermandad de San Gonzalo ya piensan en los actos que recordarán esta efeméride.
Así, en el Cabildo General que se celebrará el próximo domingo 4 de febrero, la corporación trianera propondrá a sus hermanos la celebración de una procesión extraordinaria en 2025, que sería el acto central de un programa más amplio que se desarrollaría en los próximos meses.
Cabe recordar que tras la votación de los hermanos, y ante un previsible sí por parte de los mismos, sería la autoridad eclesiástica quien tendría que ratificar esta procesión extraordinaria. Las normas diocesanas aprobadas en la etapa del arzobispo Asenjo no permiten cultos públicos extraordinarios por este tipo de efeméride aunque tanto Asenjo, como especialmente su sucesor, Saiz Meneses, han dejado sin efecto esta norma en diversas ocasiones.

Crónica del año 2023: el auge del fervor popular

Sevilla despide un año más, y en Cinturón de Esparto ofrecemos la crónica de doce meses donde nuestras cofradías han protagonizado diferentes noticias de un impacto positivo en la mayoría de las ocasiones, aunque también han acaparado titulares que han resultado perjudiciales para ellas. Fue el año de la Semana Santa completa, con todas las cofradías haciendo Estación de Penitencia, un regalo que la ciudad no disfrutaba desde 2017, que fue rozado en el 2018 y que era más esperado aún tras la pandemia y las lluvias de 2022. Y, por supuesto, el año del acontecimiento que centraba la mayoría de las conversaciones cofrades meses atrás: el Santo Entierro Grande.

Apacible Cuaresma

Las cofradías comenzaron el año mostrando las condolencias por el Papa Emérito Benedicto XVI, fallecido el 31 de diciembre de 2022, el Pontífice que presidió en 2011 el Vía Crucis de la JMJ de Madrid al que asistió la Virgen de Regla. Al contrario de lo acostumbrado, el Tiempo Ordinario y la Cuaresma transcurrieron con una tranquilidad inusitada al tener el Consejo de Hermandades cerrada la reforma de la Semana Santa antes de la Navidad de 2022.

Solventadas estas habituales cuestiones, hubo tiempo para poder disfrutar de las exposiciones que se celebraron en diferentes enclaves del centro de la capital, como la dedicada al Santo Entierro Magno en el Mercantil o la que rememoraba en Cajasol la fundación del Lunes Santo hace cien años.

El 25 de febrero fue presentado el cartel de la Semana Santa, obra del pintor Daniel Franca, con la Estrella de protagonista. Era ya primer sábado de Cuaresma y, dos días después, el Cristo de las Almas de la hermandad de los Javieres presidía el Vía Crucis de las hermandades, en un acto que concentró a centenares de personas en la que era la primera salida a la calle del crucificado de Pires Azcárraga desde 2019. Un mes más tarde, el domingo 26 de marzo Enrique Casellas pronunció un aplaudido pregón que contó con unánime aceptación. ¡Sevilla, bendita seas! Cerraba así su disertación el poeta. Y Sevilla aguardaba su bendición.

Magna, completa y reformada Semana Santa: ¿la mejor de la historia?

Durante la semana de Pasión se dispararon las consultas a las webs de meteorología y casi todas traían buenas noticias: se esperaban días soleados, tiempo estable que se fue consolidando con el transcurso de las jornadas. El Viernes de Dolores, todas las iglesias del centro bullían desde bien temprano. Tanto las vísperas de este día como las del Sábado de Pasión lucieron con el esmero que les permite su corta historia y arraigada devoción en los barrios a los que pertenecen.

Se iniciaba así la Semana Santa de la gran reforma llevada a cabo por el Consejo de hermandades en diversas jornadas, provocando descontentos y satisfacciones en las corporaciones afectadas. Una Semana Santa en la que el Consejo informaba puntualmente del tiempo de paso llevado a cabo por una hermandad en el palquillo de la Campana y en la Puerta de Palos, del adelanto dejado o retraso acumulado. Un cronometraje que desmontó algunos mitos y provocó más de un debate por redes sociales, pues a pesar de los cambios introducidos por el Consejo, en algunas jornadas se produjeron retrasos y aumentó el descontento de la mayoría de las hermandades reacias a la reforma.

 No obstante, estos cambios motivaron algunas de las estampas más inusuales de este año: el Cerro regresando por Francos y el puente de los bomberos, el Buen Fin o el Valle haciéndolo por el Postigo, la Amargura transitando por la Campana de día, el Gran Poder pasando por el Baratillo y la Esperanza de Triana accediendo a la Carrera Oficial por la Plaza Nueva.

Fue la Semana Santa en que se cumplieron cien años del misterio de la Bofetá y otros cien desde que el Museo, seguido de las Aguas, fundara el Lunes Santo, en el que la Estrella salió con el palio de Ojeda y el Señor lució la túnica de los cardos. Y en el que todas las miradas se centraron en el amplio cortejo de la Macarena, que solventó la cuestión del cumplimiento de los horarios a costa de tener a sus nazarenos en fila de cuatro durante gran parte del recorrido.

 Y si la reforma de la nómina dejó estas imágenes inéditas, el Santo Entierro Grande las dobló. Con motivo del 775 aniversario de la conquista de la ciudad, la hermandad llevaba planeando este evento desde la primavera de 2022, siendo desde entonces tema central en las tertulias (así lo reflejamos en la crónica del pasado año) y en él participaron un total de quince pasos más los tres de la cofradía del Sábado Santo.

Las hermandades participantes se afanaron por hacer especial la celebración, modificando la estética de los pasos, el exorno floral o la vestimenta de las imágenes, como en el caso del Señor de la Sentencia, el Cristo de las Tres Caídas, Pasión, Montserrat o la Exaltación. Un esfuerzo titánico por parte de las priostías, especialmente las de aquellas hermandades que habían realizado su estación de penitencia en las jornadas cercanas al Sábado Santo.

Todos recordamos las imágenes que aquel día nos regaló, por lo que no es necesario detenerse mucho en ellas, permitiéndome recordar a Pasión y la Amargura formando un solo cortejo desde el Duque hasta el Salvador, el Señor de la Sentencia cruzando la Alameda de día y volviendo por San Luis, Montesión por el Arenal acompañado de la Agrupación de Arahal, el Calvario a la luz de la tarde y el Cachorro con potencias y la banda de la Puebla buscando la Campana por Chapina y el Museo, donde las dos Expiraciones de Sevilla quedaron frente a frente.

La trascendencia de esta Semana Santa completa y con evento magno hizo que muchos comentaran tras la misma que había sido la mejor de la historia. Es desde luego la que más pasos ha puesto en la calle, pues en 2004, último Santo Entierro Grande antes de 2023, llovió y además la nómina no contaba con el actual número de cofradías, ni en las vísperas ni entre las que hacen estación de penitencia a la Catedral.

Tomando en cuenta esta positiva consideración, así como el no menos positivo hecho de la ausencia de accidentes desagradables vividos no hace mucho, sería posible considerar a la Semana Santa de 2023 como la mejor de la historia, pero nosotros optamos por abrir el debate y dejar el interrogante sin respuesta teniendo en cuenta otros aspectos: ¿qué pasa con el propio pueblo? ¿es el mejor de la historia? ¿Ha olvidado la bulla cómo comportarse en Semana Santa?

El público es cada vez más maleducado, falta al respeto en consideración, “se va a las manos” con mayor rapidez, forma grupos que se colocan con sillas y un arsenal de comida y bebida en una bocacalle por la que no pasará una cofradía hasta dentro de tres horas y se niegan a dejarte cruzar…

¿Y las propias hermandades, que de forma tan explícita dejan entrever sus diferencias entre ellas y su falta de solidaridad, dejando así que se ponga en duda el concepto que las define? ¿Están las hermandades y cofradías de la mejor Semana Santa de la historia “mejor que nunca”? Valorar la Semana Santa debe ser algo más que una cuestión de cantidad, también de calidad.

Otro otoño extraordinario

El año 2022 fue también un año prolífico en procesiones extraordinarias. El 2023 parecía que sería más tranquilo en este aspecto, un breve paréntesis que nos prepararía para un 2024 en el que ya se barruntaban varias efemérides. Sin embargo, con el transcurso de los meses comenzaron a sucederse noticias que nos colocaban ante un nuevo ciclo de procesiones extraordinarias en otoño.

Así, el 27 de octubre, la Virgen de las Angustias de los Gitanos se trasladó bajo palio a la Catedral para la misa que inauguraba el Congreso de Hermandades de los Gitanos que se celebró en Sevilla durante todo el fin de semana. La imagen regresó al término de la misma acompañada por la Banda de las Nieves y multitud de fieles. Un día más tarde, otro palio se puso en las calles: el de la Virgen del Rosario de la Milagrosa, que fue hasta el vecino hospital de San Juan de Dios donde le fue impuesta la Granada de Oro de la Orden Hospitalaria.

Un mes después, otro fin de semana extraordinario llenó las calles de Sevilla…y de Triana. El viernes 24 la Giralda recibía a la Virgen de Valme, que llegó desde Dos Hermanas en un descapotable regalando estampas para el recuerdo y quedando depositada la imagen en la Capilla Real para, un día más tarde, presidir un pontifical y salir acompañada de la imagen del Rey San Fernando, que tallara Pedro Roldán, por el entorno de la Catedral conmemorando el 775 aniversario de la conquista de la ciudad. 

La talla fernandina regresó a la localidad nazarena de la misma forma que había llegado la tarde del domingo 26. Ese mismo día la Triana añeja de la calle Castilla, Pureza, San Jacinto y Alfarería se arremolinaba en torno a la Virgen del Patrocinio, que celebraba los cincuenta años de su hechura.

A todos estos acontecimientos extraordinarios debemos sumarle la procesión que el sábado 17 de junio llevó al Sagrado Corazón, acompañado de la Agrupación Virgen de los Reyes, a la Catedral para presidir una misa por el 125 aniversario de la Consagración de Sevilla al Corazón de Cristo. Regresó la imagen de Antonio Illanes a Nervión la tarde del viernes 23, acompañado por la Banda de las Tres Caídas de Triana.

Entre tanta eclosión extraordinaria, resultó sorprendente la negativa de Palacio a la hermandad de la Cena para que la Virgen del Subterráneo realizara un Vía Lucis extraordinario con motivo del 75 aniversario de la proclamación del Voto de la Realeza de María.

Esta dinámica se repetirá durante los dos próximos años. Por diversas efemérides, en 2024 tendrán cultos públicos extraordinarios la Hiniesta Gloriosa, la Salud de San Isidoro, el Cristo de Burgos, los Estudiantes y la Estrella. A ello le sumamos la coronación canónica de la Piedad del Baratillo y la controvertida procesión magna del 8 de diciembre que cerrará el Congreso de Hermandades y Religiosidad Popular. Por su parte, para 2025 están anunciadas las coronaciones de la Virgen del Rocío y de la Pastora de Santa Marina, y se barruntan actos extraordinarios de la Esperanza de Triana y la Macarena con motivo del Año Jubilar.

Instituciones y Patrimonio

En 2023 Sevilla ha recibido el nombramiento de dos nuevos obispos auxiliares, Teodoro León y Ramón Valdivia, que complementan de esta forma las funciones de Monseñor Saiz Meneses, quien hasta el momento se muestra en amplia consonancia con el mundo de las hermandades y cofradías, como prueban las líneas del epígrafe anterior.

Año de cambios en el poder municipal, con un nuevo alcalde, José Luis Sanz, y un nuevo delegado de Fiestas, Manuel Alés, que ya han manifestado su voluntad de reducir los aforamientos y la presencia de vallas en las calles durante la Semana Santa así como de revisar las competencias del CECOP.

Por su parte, la Junta del Consejo de Hermandades, con su presidente Francisco Vélez a la cabeza, en las últimas semanas del año ha hecho frente a una reestructuración de la reforma que, la misma Junta, realizó el año pasado. Hay cambios en el Domingo de Ramos, con una permuta entre la Cena y la Paz. La corporación del Porvenir irá tras la Hiniesta y la de los Terceros delante de San Roque. El Jueves Santo vuelve al orden acostumbrado, con algunas novedades en los recorridos de Montesión y el Valle. Y el Martes Santo pondrá en marcha el plan previsto desde 2022 con el siguiente orden: El Cerro (regresando por Puerta de Jerez), San Benito, el Dulce Nombre, la Candelaria, San Esteban, los Javieres, los Estudiantes y Santa Cruz.

Se mantienen intactos el orden del resto de las jornadas a pesar del reclamo del Museo de adelantar puestos el Lunes, del rechazo del Gran Poder a seguir dando rodeos por el Arenal en la Madrugada y del claro descontento de algunas corporaciones del Miércoles Santo con el orden de 2023.

En el apartado patrimonial debemos destacar la reapertura al culto de la Parroquia de Santiago, donde volvieron los titulares de El Beso de Judas temporalmente para su estación de penitencia y de forma permanente a partir de septiembre. En la misa de reapertura se anunció la mencionada coronación de la Virgen del Rocío.

En Semana Santa pudimos disfrutar del nuevo manto de la Salud de San Gonzalo, obra de Jesús Rosado siguiendo diseño de Sánchez de los reyes, de la restauración de los respiraderos de la Virgen del Patrocinio, el manto de la Virgen del Socorro y el palio de la Virgen del Valle, que volvió a cobijar a la dolorosa del Jueves Santo después de que en 2022 procesionara sin él.

Además, en 2023 hemos conocido el paso proyectado por Fernando Aguado para el Nazareno de la Caridad de San José Obrero y han sido restauradas, o se encuentran en proceso, las imágenes del Cristo de Burgos, el Cristo de las Aguas y el Señor de la Sagrada Resurrección.

Unas obras en el ex convento de San Antonio de Padua obligaron al Buen Fin y a la Pastora de San Antonio a residir durante los meses estivales en San Lorenzo, donde sus titulares recibieron culto. Y en San Gregorio, el Santo Entierro pidió ayuda urgente para solventar unos desprendimientos del techo de su capilla.

El año del Cachorro

El 2023 fue el año en que se vivió la decisión histórica de suspender la procesión del Corpus por la lluvia, en el que las fuertes olas de calor hicieron estragos en los cortejos de las vírgenes del Carmen de julio pero dieron un pequeño margen para que la mañana del quince de agosto la Virgen de los Reyes procesionara sin unas temperaturas desproporcionadas, el año en el que dijimos adiós al vestidor y prioste Manuel Palomino, a los capataces José Andreu y Alberto Gallardo y al pregonero y poeta Antonio Burgos.

Pero si hubiera un nombre propio que resaltar es sin duda el del Cachorro. Ya sea porque se cumplieran cincuenta años de aquel infausto incendio que se llevó a la antigua Señorita de Triana y a punto estuvo de dejarnos sin uno de los pilares devocionales de la ciudad, efeméride esta que llevó a la hermandad a celebrar un Vía Crucis extraordinario con el crucificado por las calles de Triana el 26 de febrero y la procesión bajo palio de la Virgen nueve meses después. O ya sea por su integración en el Santo Entierro Grande, el debate musical que se abrió tras el mismo y su anunciada participación en la procesión magna del 8 de diciembre de 2024. El Cachorro ha sido constante noticia en este 2023.

Sería injusto pues no darle al rostro de Cristo expirante la oportunidad de cerrar esta crónica que, si ha llegado hasta aquí, le agradezco haber leído. Firmamos deseándoles un Feliz Año 2024 y mirando al cielo como hace el Cachorro. Por las guerras que no cesan, por la lluvia que no llega, por la dificultad de salir adelante que tienen muchos hogares, por otras pandemias calladas como las relacionadas con la salud mental. Miramos al cielo en este fin de año, tan sólo días después de que las Esperanzas pudieran darnos el regalo de volver a tocarlo con nuestros labios, esperando con ello encontrar el rostro de Cristo Crucificado en Sevilla.

 

La hermandad del Rocío de Umbrete recupera su primitivo Simpecado

Júbilo y alegría en el pueblo de Umbrete tras vivir una jornada histórica el pasado domingo 10 de diciembre con su popular hermandad rociera como protagonista.

Hace unas semanas, la Junta de Gobierno de la Real, Ilustre, Antigua, Fervorosa y Franciscana Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Umbrete, la séptima de las filiales que rinden culto a la Blanca Paloma, con más de doscientos años de antigüedad, dio a conocer a todos los hermanos, devotos y vecinos de la localidad que había recuperado el primitivo Simpecado con el que esta hermandad peregrinaba a la romería del Rocío.

Tal y como señala el historiador local Francisco Amores en su obra Umbrete y el Rocío. Historia de una extraordinaria devoción, este Simpecado habría realizado el camino con la hermandad de Umbrete desde 1830 y sería el tercero más antiguo de todos los que poseen las hermandades rocieras, solo por detrás del primitivo estandarte de la Hermandad Matriz de Almonte y del más antiguo que posee Villamanrique de la Condesa.

Sin duda alguna, estos datos nos hablan de la trascendencia de esta obra recuperada por la hermandad, una pieza que, recoge Francisco Amores, está realizada en tisú de plata sobre el que se disponen bordados con hilo del mismo metal, en su color y sobredorado. De autoría desconocida, destaca la pintura sobre lienzo en forma ovalada que retrata a la Reina de las Marismas. Motivos florales y una blonda de encaje de hilo de oro completan este Simpecado.

Cuando a finales de los años 40 del siglo XX, en un proceso de reorganización de la corporación rociera se realiza el nuevo Simpecado que actualmente preside todos los cultos, el antiguo quedó en manos de los descendientes de uno de los fundadores de la hermandad, que velaban por él durante todo el año en su casa, una práctica al parecer muy generalizada durante el siglo XIX y parte del siglo XX. Así, durante décadas ha sido custodiado en el domicilio de Doña María Barrios Infantes por esta vecina y toda su familia, hasta el pasado domingo 10 de diciembre, cuando se materializó la recuperación de este Simpecado por parte de la hermandad tras varias discretas y satisfactorias reuniones entre las partes implicadas.

Con un acto solemne que arrancó con la salida del Simpecado de la vivienda familiar en la que residió más de medio siglo, la hermandad del Rocío de Umbrete celebró este acontecimiento histórico con una misa en la Parroquia de Nuestra Señora de Consolación al mediodía, pasando previamente por la casa hermandad de la Sacramental, recibidos allí por esta corporación con un altar preparado para la ocasión, y por el convento de las hermanas de la Cruz, que rezaron la Salve con alegría.

En el interior de la Parroquia esperaba el Simpecado actual, bordado por las Hermanas Trinitarias de Sevilla, y cuya imagen fuera tallada por Antonio Eslava. Tras la misa presidida por el Director Espiritual Fray Isidro Moruno, la ceremonia culminó con el rezo de la Salve y el discurrir de los dos Simpecados por el pasillo central de la iglesia, con parada ante el paso de la Pureza, donde fueron recibidos por la hermandad de la Inmaculada, hasta el camarín donde descansa el actual Simpecado.

Desde allí el primitivo, el recuperado, partió hacia la casa hermandad, en la calle Rafael González Lahera, donde se encuentra junto a otro de los tesoros que la entidad conserva con mimo, el único Cajón de Madera que aún transita por los caminos.

Con la presencia del Presidente de la Hermandad Matriz de Almonte, Santiago Padilla, y con un agradecimiento infinito a Doña María Barrios y su familia, la hermandad del Rocío de Umbrete escribió otra importante fecha en su memoria gracias, precisamente, a su historia.

Presentado el cartel de la Inmaculada de Umbrete

El pasado domingo 26 de noviembre, a las 12 de la mañana, tras el rezo del Ángelus, en la casa de Hermandad de la Inmaculada de Umbrete,  se ha presentado el cartel anunciador de las fiestas en honor a la Virgen Inmaculada, obra de Rafael López Tello.
El cartel realizado en formato digital,  se fragua a partir de la visión del Apocalipsis de San Juan, donde aparece la iconografía más extendida de la Inmaculada.
Se expone a continuación la explicación del autor:
Sobre un fondo, el cielo lleno de constelaciones, aparece la imagen de la Virgen María, simbolizando su Pureza desde el primer instante, preservada por Dios limpia de pecado y destinada a ser Madre de Dios.
La representación de la Virgen se toma a partir de los textos de las visiones de Santa Beatriz, descritas por Pacheco: “Ase de pintar con tunica blanca, i manto azul; que assí apareció esta Señora a doña Beatriz de Silva […]. Vestida de Sol, un Sol ovado de ocre i blanco, que cerque toda la imagen unido dulcemente con el cielo; coronada de estrellas, Doze estrellas compartidas en un círculo claro entre resplandores, sirviendo de punto la sagrada frente, las estrellas sobre unas manchas claras formadas al seco de purissimo blanco, que salga sobre todos los rayos […]. Una corona imperial adorne su cabeça, que no cubra las estrellas. Debaxo de los pies la luna; que aunque es un globo sólido (tomo lice[n]cia para hazerlo) claro i transparente sobre los paises, por lo alto más clara i visible la media Luna, con las puntas abaxo».
Aparece rodeada de las letanias lauretanas: Palmera de engadí, cedro del Líbano, fuente de los jardines, pozo de aguas vivas, lirio que florece entre espinas, Estrella del mar, ciudad De Dios, rosa mistica, huerto o jardín cerrado, torre de David o de marfil, puerta del cielo, vaso insigne de devoción, espejo sin mancha, monte de Sion, hermosa como la luna, resplandeciente como el sol (ambas representadas por la iconografía de la imagen de la Virgen) y flor de las flores, representada en el manto de la Santísima Virgen, el cual, va estampado de flores obtenidas de antiguos patrones de mantones de Manila.
A su vez, aparecen dos detalles algo más ocultos: la manzana, como condición de nueva Eva, y el unicornio, que aún siendo un elemento mitológico griego, se incluye aquí por lo siguiente “Se le caracteriza como un animal feroz, fuerte y veloz, al que solo se puede capturar por medio de una virgen, ya que ante la doncella pierde su fiereza y se acerca a ella para descansar en su regazo, momento que aprovechan los cazadores para abatirle. Esta leyenda hizo del unicornio símbolo de pureza y virginidad así como de la encarnación del Cristo en el seno de María.”

Presentada la primera fase del retablo del Santísimo Cristo de la Vera Cruz de Umbrete

La hermandad Sacramental de Umbrete ha presentado la primera fase de uno de sus proyectos más ambiciosos, el retablo al Santísimo Cristo de la Vera Cruz, que ha contado con gran aceptación por parte de todo el pueblo que, a través de donativos y otras colaboraciones, está haciendo posible su ejecución. Adjuntamos el comunicado que la hermandad Sacramental ha publicado en sus redes sociales:

«En la noche del jueves 2 de noviembre de 2023, tras la celebración de la función solemne en honor al Santísimo Cristo Yacente y su posterior besapiés, se ha presentado la primera fase del retablo del Santísimo Cristo de la Vera Cruz.

Esta primera fase consta de la pintura que enmarcará a nuestro sagrado titular y de la parte inferior del retablo, en la cual se sitúa el sagrario que cobijará al Santo Lignum Crucis.

En esta fase han participado el pintor Carles Salafranca Porcar —autor del lienzo—, el proyectista José Delgado López —diseñador del proyecto—, el carpintero Manuel Torres, el tallista Juan Manuel Pérez Pérez y el dorador Enrique Castellanos Luque.

La pintura presenta un paisaje nuboso en el que se vislumbra una visión idealizada de la villa de Umbrete, destacando la calavera que hace alusión a la muerte que padeció Nuestro Señor en el monte Calvario.

La parte inferior del retablo, siguiendo el estilo del retablo mayor, está basado en una policromía de base blanca con líneas geométricas azules y rojas y dorados.

Los querubines y los ángeles ceriferarios incluidos en la primera fase serán presentados en los próximos meses.

Los miembros de la comisión del retablo del Santísimo Cristo de la Vera Cruz son Juan Pedro Ríos Madrigal,  Jesús Arcos de la Rosa y  José Carlos Arcos de la Rosa.

Asimismo, agradecemos a todos los hermanos, devotos y vecinos que han colaborado en que este retablo pueda hacerse realidad.