Amanecer de Resurrección

Santa Marta, la conjunción perfecta

La Hermandad de Santa Marta sigue parando el reloj cada Lunes Santo. Marcando el epicentro de la jornada, la elegancia de su paso y la conjunción casi perfecta de su Misterio crea un ambiente único para perderse y encontrarse en el día.

Un paso que lo mires donde lo mires, por cada ángulo que lo veas, verás todas y cada una de las imágenes que se representa en él. El Misterio está acompañado de un cortejo serio, solemne, que llama la atención por no ser de ruán y por los característicos cíngulos blancos que portan sus nazarenos. La cera, azul, color representativo de la Caridad del Señor.

Paren el tiempo que ha llegado Santa Marta al centro de la ciudad.

Las imágenes que nos dejó la Cabalgata de los Reyes Magos de Sevilla

Viernes de Besapiés en la calle Pureza

Via Crucis en San Roque

El Nazareno de la Bondad llegó al Hospital Macarena

El pasado sábado tuvo lugar la salida procesional del Stmo. Cristo de la Bondad, titular cristífero de la hermandad del Carmen, desde la parroquia de San Leandro.

El cortejo comenzó a salir a las 17,30 horas, participando en el mismo representaciones de diferentes hermandadas, tales como el Carmen de Calatrava, Anunciación de Juan XXIII, Candelaria Madre de Dios o Araceli, junto con el delegado de hermandades Sacramentales, José Fco. Haldón.
Este año, como novedad, el Cristo de la Bondad transitó por la totalidad de la calle Avellana, tal y como hace en el mes de julio la Virgen del Carmen.

Estrenó los casquillos de la cruz y las potencias, que ya lució en los cultos de la pasada Cuaresma. Como todos los años, la visita al Hospital Virgen Macarena fue uno de los momentos más álgidos de la procesión, donde el Cristo de la Bondad pudo ser contemplado tanto por el personal sanitario como por los enfermos. Acompañó musicalmente la Agrupación musical Lágrimas de Dolores de San Fernando.

Septiembre de Rocío para la historia

El Martes Santo del Cerro del Águila

La Virgen del Refugio a su paso por Campana

El Sábado Santo de la Trinidad