Blog

ENTREVISTA | Cristóbal López Gándara: ‘Estamos en un momento de afloramiento de pseudo-compositores sin ninguna formación’

Entrevistamos a Cristóbal López Gándara, compositor natural de Jaén, cuyas creaciones musicales son recordadas por su calidad y capacidad de innovación en la música cofrade. Es profesor de Fundamentos de Composición del Cuerpo de Profesores de música y artes escénicas de la Junta de Andalucía, labor que compagina con la composición de música tanto sacra como profana, así como la dirección de diversas bandas. Ha compuesto y estrenado para bandas de música de toda la geografía andaluza. Recientemente ha sido noticia por haber sido designado para componer una marcha al Señor de la Paz, que será interpretada por Pasión de Linares.

 

¿Cuáles son sus inicios como compositor?

Mis primeras creaciones musicales de niño (10 años aproximadamente) surgen cuando empiezo a estudiar piano. Tenía muchas inquietudes creativas y estas se veían colmadas con la escritura de piezas para piano (totalmente amateur y desde el desconocimiento de la técnica de composición musical). Más tarde (a los 15 años) empezaría a escribir de forma más “seria” y con un soporte de conocimientos (aunque todavía exiguos) en la dirección de mis dos bandas ubetenses, la desaparecida Agrupación Musical Ntra. Sra. De Gracia (hoy reconvertida en Banda de Música como Sociedad Filarmónica Ntra. Sra. De Gracia) y la Banda de CCTT María Stma. Del Amor. Más tarde me empiezo a codear con el mundo de la Banda de Música en la Agrupación Musical Ubetense y compondría mi primera marcha procesional para dicho tipo de formación a los 17 años.

¿Cómo se encuentra actualmente la música procesional?

Es una pregunta con dos respuestas, al menos para mí. En teoría bien, porque hay más músicos y mejor formados, tanto en la creación musical como en la interpretación, de hecho cada vez se acercan más a este mundillo músicos formados académicamente en el Conservatorio, eso ha hecho subir a un nivel sin precedentes tanto las creaciones musicales como las propias formaciones. Pero también estamos en un momento de marketinización y de afloramiento de pseudo-compositores sin ninguna formación más que horas en el encore/sibelius de turno, que buscan un minuto de “fama” y plagan los repertorios (de los tres estilos) con sus pseudo-creaciones por compromisos y/o amistades, que hacen bajar el nivel de los repertorios.

¿Está la música procesional evolucionando de manera agigantada?

En estos últimos años en el terreno de la música de Cristo se ha avanzado de una manera excepcional. Hemos pasado en pocas décadas de obras escritas siempre en la misma tonalidad, a 4 voces de viento con percusión, a escribir lo que se hace hoy, con un número ingente de voces, una percusión cada vez más dinámica y con añadidos tímbricos novedosos, y a utilizar recursos del impresionismo musical, algo inverosímil hace 20 años. En la música de palio, si bien es cierto que estos avances no se dan ya que la música de palio proviene de raíces más parecidas a la música culta/sinfónica tampoco ha dejado de evolucionar en su estética. Quizás a Gámez o Morales, por poner dos ejemplos, no se les ocurriría imaginar la música que hoy día se escribe, tanto para bien como para mal. Eso no tiene que ver con lo que algunos hablan de que el palio no ha evolucionado nada, lo que no se puede pretender es que suene música en lenguajes extraños a la idiosincrasia de nuestros pasos de palio.

Son muchas las composiciones que en los últimos tiempos se están realizando. ¿Eso es bueno?

Mientras sean buenas no hay problema, generalmente los grandes compositores de occidente han sido prolíficos, excepto puntuales excepciones. El problema viene cuando se crea por crear, sin que nadie te lo pida, sin que haya conexión alguna entre el creador y el dedicatario, sino simplemente para que tal banda monte tu pieza o cuele en tal repertorio.

¿Se apuesta más por lo clásico o por composiciones nuevas?

Creo que hay un buen equilibrio. En los últimos tiempos tanto en la música de paso de Cristo como de palio hay una renovación y defensa por el repertorio clásico, incluyendo re-descubrimientos de obras perdidas y que ahora tienen mejor difusión. Sin duda, el equilibrio entre la música buena actual y lo clásico hacen mejor a un repertorio.

¿Hay intrusismo en las composiciones musicales?

En anteriores preguntas contesté a esta cuestión, sí. También añadir que no solo hay pseudo-compositores sin formación. La formación musical no garantiza que seas un buen creador. Puedes tener base de conocimientos musicales y no saber componer. La composición es un arte creativo, no todo el mundo tiene esa capacidad creativa, ni sabe traducir sus conocimientos en obras musicales. Los conocimientos necesarios para una creación musical, aparte de la propia creatividad musical, son de instrumentación, contrapunto, armonía… conjugarlo todo en una pieza que tenga cierto interés es difícil, no se trata de jugar a encajar notas y acordes.

¿Están adquiriendo las bandas un protagonismo desproporcionado en la Semana Santa?

Cada vez más, y tiene su parte buena y mala. La buena es que cada vez se cuida más la música y ha ganado una gran cantidad de adeptos lo que hace que la música esté más viva que nunca y no sea un mero complemento detrás del paso. La mala, sin duda, es que hay una buena parte de esos adeptos o fanáticos que para ellos lo único que existe es su banda y no lo que va encima del paso y sobre todo lo que representa. Se puede ser seguidor de la música procesional y buen cofrade y cristiano, separar ambos es el error. La música siempre ha estado ligada a la iglesia y ha servido como complemento indispensable en las funciones religiosas para llegar al mensaje de Dios de una forma artística y bella, esa debe de ser nuestra única premisa.

¿Se puede innovar en la música cofrade?

Soy de los que piensa que ya toda la música está escrita, lo que hacemos es darle vueltas a todo lo escrito anteriormente. Si bien, con ciertos buenos recursos podemos hacer que la música tenga contenidos novedosos dentro de nuestro mundillo, que no deja de ser un grano de arena dentro de todo el mundo musical.

¿Cuidan las hermandades suficientemente a la música?

El planteamiento sería si cada vez se cuida más, sin duda que sí, pero a la pregunta de si lo hacen una mayoría de las Hermandades, desde luego que no.

¿Cuál es su relación con la hermandad del Carmen y cómo llega el encargo de la nueva marcha para el Señor de la Paz?

Mi relación con la Hermandad del Carmen proviene del encargo que recibo de su Junta de Gobierno de escribir la marcha oficial del XXV Aniversario de la fundación como Hermandad de Penitencia y que estrenará en octubre la Banda Sinfónica Municipal de Sevilla. A raíz de la contratación de la Agrupación Musical Pasión de Linares, a la cual me unen lazos muy fuertes en lo artístico y en lo personal, se pone en contacto conmigo un representante de varios hermanos de la Hermandad con la intención de que les escriba también música para el paso de misterio, tras consulta con la dirección de la Banda para ver si esta accedería al montaje de dicha obra. Con todas las partes de acuerdo se concretan los términos de esta nueva obra que espero que sea del gusto tanto de la Hermandad como de la Sevilla cofrade.

¿Cómo debe ser una marcha compuesta para Pasión de Linares?

Hay que tener varios factores en cuenta. Primero el despliegue técnico de la banda que hay que intentar aprovechar al máximo para que la obra tenga toda la riqueza posible, eso puede hacer que sea intocable para el resto de bandas del panorama cofrade, pero no es una cuestión que me preocupe, ya que escribo para cada ocasión en concreto y pensando en transmitir un mensaje, no si esta obra se tocará en varias bandas. Luego el estilo de la Pasión es muy claro y definido, su música es muy tendente a lo sinfónico y lo dramático; el cuerpo de cornetas tiene un enorme despliegue parecido a las bandas de cornetas y tambores; el grupo de percusión es un metrónomo magnífico y es capaz de lidiar con cualquier tipo de reto que se le proponga; el cuerpo de bajos es impresionante lo cual hay que intentar aprovechar tanto en el ámbito armónico como melódico, no son un mero soporte de los instrumentos agudos, tienen su particular sonido y hay que saber conjugarlos en el lenguaje de la pieza que se escribe; amén de la magnífica cuerda de trompetas que se han sabido adaptar a los nuevos tiempos y son capaces de desplegar todo un arsenal melódico de tremenda dificultad técnica; y, por supuesto, hay que intentar seguir la línea que lleva la banda desde hace décadas, siendo la base de su estilo las magníficas obras de Nicolás Barbero.

¿Qué estilo tendrá la nueva marcha del Señor de la Paz?

La línea de las anteriores: “Volver a la vida”, “Al Señor del Prendimiento”, “Nunca camina solo”… pero como siempre, diferente y particular, intentando transmitir el mensaje que hay encima del paso, en este caso las Negaciones de San Pedro. Gran parte de la obra se basa en la figura del gallo, de forma que la advertencia que Jesucristo hace en la Última Cena sobre las tres negaciones de Pedro, y que se ve cumplida en el misterio de la Hermandad del Carmen, será traducida en un concepto musical que servirá de sostén a toda la pieza… y hasta aquí puedo leer.

¿Cuáles son  sus referentes en la música procesional?

En cornetas y tambores tanto Bienvenido Puelles como Francis González Ríos y Pedro Pacheco fueron revolucionarios y su música es referente para mí. En agrupación musical la música de Nicolás Barbero. Y en banda de música Farfán, Gámez y Morales, amén de un compositor de mi tierra como es Victoriano García Alonso, por el cual siento gran admiración y soy un ferviente defensor de la interpretación de su obra. En la actualidad admiro la música de mi amigo David Hurtado Torres.

¿Qué composición le ha dado más alegrías?

Las obras de mi autoría que más difusión han tenido ha sido la música escrita para la Banda de las Cigarreras y Pasión de Linares, y en banda de música “La Virgen de los Desamparados” y “Dolores” –Saeta onubense-. Pero si hablamos de alegrías íntimas y con las cuales estoy más satisfecho sería la música que escribo para mi tierra, Úbeda, puesto es la que sale de mis particulares devociones, y en ese sentido destacaría la música de mi Banda del Amor y Sociedad Filarmónica Ntra. Sra. De Gracia, para el que no las conozca se las recomiendo.

¿Qué cualidades debe tener alguien que aspire a ser compositor?

Creatividad, poseer una sólida formación musical, ser un trabajador perseverante y siempre mantener la inquietud por crecer y aprender.