Blog

Buscando, encontrando y tocando a Dios

Hay quien quiere tocar a Dios. Y a Dios se puede tocar, pero no de la manera que aquel que lo quiere tocar cree. Para saber por qué se puede se puede tocar pero no por como lo desea, hay que definir qué es o dónde está Dios. Él está no en toda aquella persona que escucha y predica su palabra en vano, sino que está en aquel hace lo que Dios manda: el bien. Si usted toca a un hombre o mujer bueno, estará tocando a Dios.

Esto nos lleva a otra cuestión. Y es que existen otras personas que se preguntan, y hasta a veces maldicen, que por qué se agradece a Dios algo que ha hecho una persona. Mas esa pregunta se acaba de contestar. Si un hombre o una mujer hace un acto bondadoso bajo el seno del Padre, habrá sido obra de Dios.

Y esto también nos lleva a una tercera y última pregunta. Un tercer grupo se plantea si existe Dios. Y sí existe, aunque su presencia no sea corpórea ni sus acciones físicas. Existe en aquel que cree en él.