Blog

Todos los datos del Via Crucis de las Hermandades

El próximo lunes 2 de marzo, primer lunes de Cuaresma, se celebrará el Via Crucis anual de las Hermandades y Cofradías de Sevilla organizado por el Consejo General de Hermandades y Cofradías en la Santa, Metropolitana y Patriarcal Iglesia Catedral. Este ejercicio estará presidido en esta ocasión por la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Salud de la Hermandad de los Gitanos.

HORAS PREVIAS

 

Las puertas del Santuario se abrirán a las 10:00 horas, pudiendo contemplarse al Señor de la Salud en las andas. A las 12:30 horas, el Rvdo. P. D. Marcelino Manzano Vilches, Delegado Diocesano de Hermandades y Cofradías, oficiará la Santa Misa preparatoria del Via Crucis, cerrando el templo una vez terminada la celebración eucarística.

 

TRASLADO DE IDA

 

A las 16:30 horas se abrirán las puertas del Santuario de Nuestro Padre Jesús de la Salud y María Santísima de las Angustias Coronada. A esa hora comenzará a salir el cortejo que precederá a las andas —que saldrán a las 16:50 horas—, formado por unos 500 hermanos. El recorrido del traslado de ida será el siguiente: Verónica, Butrón, Gallos, Pinto (Cruz: 16:46/Cristo: 17:07), Puerta del Osario, Escuelas Pías, Plaza Ponce de León, Santa Catalina (Cruz: 17:03/Cristo: 17:25), Gerona, Santa Ángela de la Cruz —saludando al convento de las Hermanas de la Cruz (Cruz: 17:39/Cristo: 18:01)—, Alcázares, Plaza de la Encarnación (Cruz 17:57/Cristo: 18:24), Imagen, Laraña, Cuna (Cruz: 18:20/Cristo: 18:42), Plaza del Salvador, Entrecárceles, Francisco Bruna (Cruz: 18:56/Cristo: 19:19), Plaza de San Francisco, Hernando Colón, Alemanes, Cardenal Carlos Amigo Vallejo y Plaza Virgen de los Reyes, entrando a la Santa Iglesia Catedral por la Puerta de los Palos a las 19:50 horas. Durante este traslado, serán los hermanos de las hermandades de la feligresía de la Parroquia de San Román y Santa Catalina y hermandades vinculadas a la Hermandad de los Gitanos las que porten las andas, siendo los hermanos de las Hermandades de la Macarena y del Gran Poder quienes lo porten a su entrada en la Catedral.

VIA CRUCIS

 

Una vez en el interior de la Catedral, comenzará el rezo del piadoso Via Crucis, pudiéndose conseguir en la entrada de la Catedral un pequeño libro editado por el Consejo General de Hermandades y Cofradías que servirá como guía del ejercicio. El Via Crucis de este año se aplicará para que la Estación de Penitencia y las prácticas de piedad de la Cuaresma constituyan para los cofrades un encuentro personal con Jesucristo y las hermandades sean auténticas escuelas de vida cristiana, para así potenciar el sentido evangelizador de la piedad popular.

 

En la Capilla de los Evangelistas se situará la Cruz de Guía y dos faroles de la Hermandad de Pino Montano, siendo un hermano de La Misión quien dé lectura de la I estación. Desde la Capilla de los Evangelistas hasta la Capilla de las Doncellas, serán los hermanos de las hermandades del Viernes de Dolores los que porten al Señor de la Salud. En la Capilla de las Doncellas estará la Cruz de Guía de la Hermandad de San José Obrero, estando la lectura de la II estación a cargo de la Hermandad de la Milagrosa. Las Hermandades del Sábado de Pasión portarán las andas hasta el Altar del Jubileo, donde esperará la Cruz de Guía de la Hermandad de Jesús Despojado mientras la Hermandad de San Roque se encarga de la lectura de la III estación. Desde el Altar del Jubileo hasta la Capilla de Santiago serán las hermandades del Domingo de Ramos las que porten las andas. En la Capilla de San Francisco, donde se situará la Cruz de Guía de la Hermandad de la Redención, la Hermandad de la Estrella leerá la IV estación. En la Capilla de Santiago será la Hermandad de Santa Genoveva la que lea la V estación ante la Cruz de Guía de la Hermandad del Museo. Las Hermandades del Lunes Santo trasladarán a Nuestro Padre Jesús de la Salud desde la Capilla de Santiago hasta la Capilla de San Antonio. En la Capilla de Scala, la Hermandad de San Gonzalo leerá la VI estación ante la Cruz de Guía de la Hermandad de San Esteban. La VII estación será pronunciada por la Hermandad de la Candelaria junto a la Cruz de Guía de la Hermandad de Santa Cruz en la Capilla de San Antonio. Desde la Capilla de San Antonio hasta la Capilla de San Leandro, serán las Hermandades del Martes Santo las que porten al Señor. Allí, la Hermandad del Baratillo leerá la VIII estación ante la Cruz de Guía de la Hermandad de la Lanzada. Las Hermandades del Miércoles Santo llevarán al Señor de la Salud a la Capilla de San Isidoro. En la Puerta de la Asuncion, la Hermandad de los Panaderos dará lectura de la IX estación con la Cruz de Guía de la Hermandad de las Siete Palabras allí situada. La Cruz de Guía de la Hermandad de las Cigarreras estará en la Capilla de San Isidoro presidiendo la X estación, que será leída por la Hermandad del Valle. Las Hermandades del Jueves Santo trasladarán a la imagen a la Capilla de San José. En la Capilla del Cristo de Maracaibo o de Santa Ana, donde se situará la Cruz de Guía de la Hermandad de la Quinta Angustia, la Hermandad de San Isidoro leerá la XI estación. La Hermandad de la Sagrada Mortaja leerá la XII estación ante la Cruz de Guía de la Hermandad del Calvario en la Capilla de San José. En este punto, las hermandades del Viernes Santo (tarde) relevarán a las hermandades del Jueves Santo bajo las andas hasta la Capilla de la Antigua. La Hermandad del Sol leerá la XIII estación ante la Cruz de Guía de la Hermandad de la Carretería en la Capilla de San Hermenegildo. En la Capilla de la Antigua, ante la Cruz de Guía de la Hermandad de la Resurrección, la Hermandad de los Gitanos leerá la XIV estación. Desde allí hasta el altar mayor, serán las hermandades del Sábado Santo las que lo trasladen.

 

Una vez en el altar mayor, el vicario general de la Archidiócesis de Sevilla, Teodoro León —quien presidirá el Via Crucis al encontrarse tanto el arzobispo como el obispo auxiliar en las elecciones de la Conferencia Episcopal Española— pronunciará la reflexión final. Desde el altar mayor hasta la Puerta de los Palos, será la Junta Superior del Consejo General de Hermandades y Cofradías quienes porten al Señor de la Salud.

TRASLADO DE REGRESO

 

Una vez termine el piadoso ejercicio del Via Crucis, el Señor de la Salud se dirigirá a la Capilla Real para saludar a la Virgen de los Reyes. Tras este encuentro, la cofradía regresará al santuario por el siguiente recorrido: Plaza Virgen de los Reyes (Cruz: 21:10/Cristo: 21:30), Mateos Gago —saludando a la Parroquia de Santa Cruz—, Fabiola, Madre de Dios (Cruz: 21:42/ Cristo 22:02), San José, Plaza de Nuestro Padre Jesús de la Salud —saludando a la Parroquia de San Nicolás de Bari, sede histórica de la Hermandad—, Plaza Ramón Ybarra Llosent, Muñoz y Pabón (Cruz: 21:58/Cristo: 22:18), Cabeza del Rey Don Pedro, Boteros, Plaza de San Ildefonso, Zamudio, Francisco Carrión Mejías (Cruz: 22:30/Cristo 22:50), Santa Catalina (Cruz: 22:46/Cristo 23:06), Capataz Manuel Santiago, Plaza de Los Terceros, Sol —saludando a la iglesia de Los Terceros—, Plaza de San Román (Cruz: 23:02/Cristo: 23:22), Matahacas, Pinto (Cruz: 23:18/Cristo: 23:38), Artemisa y Valle, entrando en el Santuario a las 00:15 horas. En este traslado, los hermanos de las hermandades de los Gitanos de la provincia de Sevilla, provincias cercanas y Madrid quienes porten al Señor de la Salud, además de los hermanos y devotos.

 

ACOMPAÑAMIENTO MUSICAL

 

La Escolanía Salesiana María Auxiliadora pondrá su música vocal a los traslados del Señor de la Salud y al Via Crucis en la Catedral. Por otra parte, la Capilla Musical María Auxiliadora —un cuarteto de viento compuesto por fagot, oboe, clarinete y flauta travesera— pondrá la música instrumental a tan piadoso acto.

VESTIMENTA

 

Nuestro Padre Jesús de la Salud viste su túnica bordada, realizada magistralmente por el taller de sucesores de Elena Caro, que recreó con el magnífico dibujo de Rafael Rueda la que poseía el Señor atribuida a Ojeda y perdida en 1936.

Es de terciopelo de seda y va bordada en oro con motivos de gran riqueza ornamental y simbólica, hojas de cardo y acanto, que representan el sufrimiento y las adversidades de la vida, entrelazadas con flores que simbolizan virtudes y todo ello reforzado con el lirismo del color morado del soporte.

 

El simbolismo de la obra se completa con un original cíngulo, que reproduce el primitivo, y lleva en la cintura una hermosa rosa de pasión tejida en hilo de oro, que fue realizado en oro fino por Jesús Spínola de cordonería Alba.

 

El conjunto muestra un alto sentido teológico porque refleja de forma plástica, el mensaje de Cristo como Rey, que con su Pasión nos redime a todos. Ambas piezas fueron donadas por un grupo de hermanos y devotos en 2017.

 

Porta el Señor su Cruz de salida, sus potencias de oro y rubíes realizadas por Manuel Seco Velasco en 1967, gemelos de oro, madreperla y rubíes y un alfiler antiguo de oro y brillantes donado por un hermano para el estreno de la túnica.

ANDAS Y EXORNO FLORAL

 

Las andas son las que realizase la Hermandad de los Gitanos para el Via Crucis de las Hermandades de 2009, ampliándose en su perímetro para acoger a un máximo de 36 portadores. Se han incorporado unos respiraderos dorados que adquirió la Hermandad para uso cultual a modo de canastilla. Estos antiguos respiraderos, de estilo neogótico, permitirán recrear estampas pasadas, ya que el estilo neogótico se alternaba en andas o en candelabros con el estilo romántico. Para ello, se han completado las andas con cuatro candelabros de guardabrisa pertenecientes al paso de Nuestra Señora de la Encarnación de la Hermandad de la Sagrada Cena. El llamador, dorado, presenta una simbología eucarística, y fue donado por Dª. Rosa Aguilar, señora de Seco.

 

Los faldones son de terciopelo morado y han sido confeccionados por la camarera de la Virgen de las Angustias, Antonia Sánchez, habiendo colocado en el frontal un escudo antiguo de la Hermandad, bordado en oro y sedas procedente del palio que cobijaba a la Virgen en la primera década del siglo XX, un hermoso elemento estético pero sobre todo un recuerdo de la Santísima Virgen para acompañar al Señor de la Salud en un día tan entrañable.

 

El exorno floral se ha realizado con lirios, claveles, alium, jacintos, romero, hojas de olivo, verónica, calas, cardos y alhelies.

En el monte de flores se han colocado dos piedras que pertenecen a la Hermandad y proceden del Monte Tabor en Tierra Santa, donde tradicionalmente se cree que Jesús se Transfigura y se vuelve radiante en Gloria Divina, como se relata en el Evangelio del próximo domingo II de Cuaresma.

DATOS HISTÓRICOS

 

La imagen de Nuestro Padre Jesús de la Salud fue tallada por José Manuel Rodríguez Fernández-Andes en 1938 y bendecida el día 10 de abril del citado año, Domingo de Ramos, siendo policromado por Guillermo Bonilla. La familia Peinado donó la imagen. Se buscó el máximo parecido con la anterior imagen desaparecida en el incendio de San Román.

Representa un Nazareno con la cruz al hombro en la que se hace una reinterpretación personal de la obra perdida a la que se otorgan rasgos faciales gitanos. Su postura es erguida y con actitud itinerante, e inclina levemente la cabeza hacia abajo.

 

En el año 1969 se le labra nueva corona de espinas por Paz Vélez de un modo más arbóreo. Al ser imagen de candelero, en 1979 la hermandad encarga un cuerpo tallado a Álvarez Duarte, que lo realiza con una gran zancada, la cual no es del gusto de la hermandad, siendo sustituido este cuerpo en 1982 por otro con el que recuperó la tradicional postura. Denota gran valentía en la zancada y el cuerpo, y miembros inferiores y superiores se encuentran perfectamente anatomizados en su totalidad, tórax y abdomen y miembros bien ejecutados con resaltes musculares justos y bien tratados. Recientemente fue restaurada la imagen del Señor en dos fases en 2002 y 2004 por Enrique Gutiérrez Carrasquilla, que realizó labores de consolidación y realización de una nueva peana.

 

La imagen fue designada para presidir el Via Crucis de las Hermandades en 2009, si bien la lluvia obligó a suspender la salida. En 2013, el Consejo General de Hermandades y Cofradías designó al Señor de la Salud para participar en el Via Crucis de la Fe sobre su paso procesional, si bien la lluvia volvió a hacer acto de presencia y hubieron de suspenderse los traslados.