Blog

100 años de un himno, 100 años de ‘Amarguras’

Hoy se cumple el Centenario de la marcha “Amarguras”, una composición musical que es asumida por la opinión pública como el himno, no oficial, de la Semana Santa de Sevilla.

Aún existe debate sobre la autoría de esta sinfonía. Aunque en general se ha aceptado la versión que señala a Manuel Font de Anta, nieto del compositor y fundador de la saga José Font y Marimont, como autor de la misma, hay quien no descarta que pertenezca a su hermano José Font de Anta o incluso que sea fruto del trabajo conjunto de ambos músicos. No obstante, hay un punto en que todas las partes parecen estar de acuerdo: la marcha se concibe como un poema sinfónico de carácter fúnebre a petición del padre de Manuel y José, y también músico, Manuel Font Fernández de la Herranz, registrándose el poema sinfónico con el nombre en plural, es decir, “Amarguras”.

La marcha del Pregón

Un dato que nos muestra el impacto de esta marcha en las cofradías durante el siglo XX es su presencia casi permanente en uno de los grandes actos de la Cuaresma, como es el Pregón de Semana Santa. Así, desde el inicio del formato actual del Pregón, en el año 1942, siendo pregonero José María Pemán y presentador Joaquín Romero Murube, hasta la actualidad, solo han sido dos los años en que “Amarguras” no ha sonado en este acto, 1946 y 1950.

En el año 1958  se estableció que sus sones se hicieran presentes todos los años en el anuncio de nuestra Semana Mayor, manteniéndose hasta el día de hoy, como previa a la intervención del pregonero que elige la otra marcha que suena en el Pregón, dándose la circunstancia de que en la mayoría de las ocasiones ha ido acompañada de otros sones fúnebres como “Jesús de las Penas”, “Virgen del Valle”, “Ione” o “Soleá, dame la mano” cuyo centenario se celebró en el pasado año y que también lleva la firma de Font de Anta.

En el principio y en el final

La simbología de “Amarguras” en la Semana Santa actual es fuerte al vincularse tanto al principio como al final de los días grandes de Sevilla. Son muchos los que inician el Domingo de Ramos en San Juan de la Palma y buscan la emoción de escuchar esta sinfonía que comienza cuando aún la Virgen de la Amargura no ha abandonado el interior de la iglesia. Pero al margen de la imponente salida y la melancólica entrada, esta marcha se puede escuchar tras el magnífico palio de Ojeda en multitud de lugares del recorrido, como el entorno de la Alameda de Hércules, la Carrera Oficial, la Plaza del Salvador o el Convento de las Hermanas de la Cruz. Como dato de interés, en el año de su centenario, la encargada de tocar esta marcha por vez primera en la Amargura será la Sociedad Filarmónica de Nuestra Señora del Carmen de Salteras, que releva a la Banda de Música de Nuestra Señora del Águila de Alcalá de Guadaíra.

Pero “Amarguras” es también la composición musical que protagoniza el final de la Semana Mayor, poniendo los sones del adiós en Santa Marina. Uno de los contrastes de esta ciudad: Dios resucita y Sevilla despide a la Aurora con “Amarguras”, tal vez porque es la que mejor resume la añoranza del tiempo que se va, y el nacimiento de aquello que todos los cofrades vemos cuando se cierran las puertas en la calle San Luis: una nueva espera.

Un programa de actos a la altura

Para celebrar la efeméride, la Hermandad del Domingo de Ramos, en colaboración con el Ayuntamiento de Sevilla, el Ejército, la Fundación Cajasol y el Consejo General de Hermandades y Cofradías, han preparado un extenso programa de actos. Entre ellos, destaca el Concierto de la Banda Sinfónica Municipal de Sevilla en el Teatro de Capitanía y el dedicado a los niños de carácter didáctico en San Juan de la Palma. También habrá dos exposiciones y una serie de conferencias y mesas redondas relacionadas con el mundo de las artes y el contexto en el que nace la marcha.

Los posibles beneficios que se obtengan de estos actos irán destinados a la obra social de la Hermandad y a becar la formación de un joven músico. Junto al programa de actos, que se desarrollarán en la próxima Cuaresma, se presentó el logotipo de la efeméride, realizado por Jesús Mejías Torres, licenciado en Bellas Artes y hermano de la Amargura.

(Vídeo de Javier Comas y Pablo Franco)