Blog

La Exaltación regresa a Santa Catalina

Catorce años, son los que hay que remontarse para recordar a la hermandad de la Exaltación en su sede canónica, la Iglesia de Santa Catalina. El día 3 de junio del 2004 la corporación del Jueves Santo abandonaba su templo para vivir un largo exilio al que pondrá fin, según ha comunicado la propia hermandad, el próximo 18 de noviembre.

La noticia se ha recibido con alegría en el mundo cofrade que conoce el periplo que ha vivido durante estos catorce años tanto la hermandad de la Exaltación como las dos corporaciones letíficas que también tienen su sede en Santa Catalina, la de Santa Lucía y la del Carmen y Rosario. Todas estas hermandades fueron acogidas en la cercana Parroquia de San Román, donde han celebrado sus cultos, aunque la cofradía conocida popularmente como la de los Caballos se vio obligada, debido a las dimensiones de la puerta de dicha Parroquia, a realizar su salida procesional desde la Iglesia de los Terceros.

La incertidumbre del exilio, prorrogado en innumerables ocasiones por trabas burocráticas o por la falta de acuerdo entre las  instituciones involucradas, ha acompañado a esta hermandad hasta el último año, en el que se clausuró la Iglesia de los Terceros por obras, y se llegó a plantear la necesidad de buscar otro templo para realizar la salida procesional el Jueves Santo, aunque finalmente la corporación pudo hacer su estación de penitencia desde la sede canónica de la hermandad de la Cena.

Casi tres lustros han tenido que pasar para que Santa Catalina recupere el esplendor del que gozó antaño, permitiendo que sus hermandades vuelvan a la que es su casa. Jóvenes cofrades que tengan una edad comprendida entre los dieciséis y los dieciocho difícilmente recuerdan a la Exaltación saliendo de uno de los templos más antiguos de la ciudad. Estampa que rescatará Sevilla, si Dios quiere, bajo el sol del próximo Jueves Santo.