Blog

ENTREVISTA | “Entre todos hemos contribuido a crear el mayor museo de arte sacro del mundo”

El pasado martes nos recibieron en su taller Francisco Carrera, pronunciado Paquili en el mundo cofrade, y Jesús Spínola, y a quienes le agradecemos la deferencia para con nosotros y abrirnos las puertas de su casa.

-Francisco Carrera y todo su equipo han saltado a los medios, especialmente estos últimos días, por una cuestión que merece ser difundida y divulgada. Hoy estamos con Paquili y con Jesús para hablar de su oficio, del ámbito gremial de la Semana Santa de Sevilla. El gran estudioso de la Edad Media sevillana, el profesor Sánchez Herrero, definió al gremio como «una asociación, comunidad, cuerpo o corporación de hombres libres, profesionales, es decir pertenecientes al comercio o a un oficio, arte o menester, para el ejercicio de su profesión y defensa de sus propios intereses, viviendo todos ellos en un determinado barrio o calle de la ciudad. Asociación o corporación que, de libre, pasó a tener carácter obligatorio». Antes de hablar del nuevo proyecto del cual ustedes forman parte de su directiva, ¿se sienten identificados con estas palabras al hablar del arte sacro?

Claro, casi en un 100% pero el concepto ha cambiado. Lo que hemos hecho es recuperar el concepto gremial pero no como tal, en pleno siglo XXI hemos hecho que todo el arte sacro confluya en una misma asociación. La defensa, hoy día, es única para todo el sector, antes había muchas particularidades y estaban los gremios bien estructurados. De ahí el nombre de la asociación, “gremial”, es una forma de recuperar lo que fuimos y lo que somos.

El salón Colón del Ayuntamiento de Sevilla acogió el pasado martes 10 de julio la presentación de la Asociación Gremial de Arte Sacro de Sevilla, cuyo presidente es nuestro entrevistado, Francisco Carrera. ¿En qué momento surge la idea de crear esta asociación y cuáles son sus principales fines?

Nosotros estamos trabajando en esta asociación un año y medio, hemos intentado coger a varios profesionales de distintos ámbitos y surgió la idea. Nos recibieron el alcalde y el delegado, y también varias representaciones. Estuvimos los veinticuatro asociados fundadores. Nuestro principal fin es la unión, la unión gremial, estamos unidos artistas y artesanos. La palabra conocimiento es importante, tenemos el conocimiento para seguir con esta historia que cuenta ya con seis siglos, tenemos la obligación de seguir adelante con esto y sacar la marca Sevilla. Tenemos la ilusión de trabajar en ello.

¿Quiénes son, de momento, los asociados y a qué oficio pertenecen?

Tenemos orfebres (hermanos Delgado), talleres de bordado (Carrera Iglesias, Santa Bárbara, Elena Caro), Casa Rodríguez, tallistas, diseñadores, escultores, carpinteros, pintores… Todo lo que compone el tejido del arte sacro. Somos 28. Lo importante es que a petición de un núcleo de seis o siete, se han ido agregando una serie de personas que han creído en nuestro proyecto y que necesitan de una asociación que sea autosuficiente en la defensa de la artesanía sacra.

Como habíamos comentado, la presentación tuvo lugar en el Ayuntamiento de Sevilla y el alcalde de nuestra ciudad, Juan Espadas, destacó la importancia de la artesanía sacra en una ciudad como Sevilla y «el compromiso del Gobierno de la ciudad de apoyar a los orfebres, artesanos, bordadores, que constituyen toda una comunidad artística que queremos poner en valor”. ¿En qué medida necesitáis del apoyo de las instituciones para promocionar y valorar justamente vuestra profesión?

Hoy día, todos necesitamos de las administraciones, sobre todo al ser una asociación que pretende ayudar. Cada segmento de la sociedad tiene una representación, pero Sevilla, tras haber perdido sus gremios hace tres siglos, es una lástima que no hayamos sido capaces de crear una asociación de los artesanos sacros. Sevilla es la capital del mundo de la Semana Santa, y no se puede discutir. ¿Cómo no ha podido haber una asociación de artistas y artesanos? En España hay diferentes comunidades que tienen una tipología artística artesana que están protegidas. Aquí no ocurre con una artesanía que lleva seis siglos funcionando ininterrumpidamente. Vamos a trabajar con las administraciones, no a luchar, para proteger algo que es de Sevilla y forma parte de su génesis. Somos una parte fundamental económica y formamos puestos de trabajo de calidad. Hay casi 40 talleres en Sevilla capital. Lo que hacemos revierte económicamente en la propia sociedad. La parte patrimonial, hemos contribuido a crear el mayor museo de Arte sacro del mundo.

-¿Qué situación atraviesa la artesanía cofrade?

Atraviesa una época fantástica en cuanto a que hay demanda, pero venimos de una crisis terrorífica donde muchos talleres tuvieron que cerrar. Hemos subsistido un porcentaje muy alto pero nacieron muchos talleres que no estaban dados de alta y se ejercía una competencia desleal. Había quienes venían buscando un marchamo de calidad de la marca Sevilla, que tiene un cartel y un prestigio, pero finalmente iban a sitios que no correspondían con la calidad y excelencia de Sevilla. No podemos bajar la guardia. A lo mejor hay talleres abiertos que han aprendido en cursos de manualidades y ponen en el mercado obras de ningún valor artístico. Hacen daño porque no pagan impuestos, pero a nivel artístico baja el nivel que Sevilla tiene durante siglos.

-Toneleros en la cofradía de la Luz, del Arenal, Panaderos, hortelanos en San Basilio, plateros en el Museo, los medidores de la Alhóndiga… La Semana Santa está indisolublemente ligada siempre al carácter popular de sus habitantes, en este caso los trabajadores. ¿La Semana Santa se puede realizar, puede materializarse, sin sus artesanos?

El arte está hecho para arropar y engrandecer lo que es la propia devoción espiritual. Antes de utilizaba el arte plástico para transmitir el concepto catequético, era una forma de transmisión para el pueblo. Lo que hemos hecho es arropar con nuestros oficios esa proyección. El concepto espiritual cada uno lo ve como quiera, pero nuestras profesiones engrandecen el sentimiento de todas estas personas. Hemos contribuido a transmitir ese sentimiento, las imágenes al principio son materia. Somos parte contribuyente de la belleza de la Semana Santa. A través de la belleza también se llega a Dios.

-Bordadores, tallistas, doradores, orfebres… ¿son las hermandades conscientes de la necesidad de adquirir lo mejor para sus salidas procesionales?

Esto es como todo. Hay hermandades, la mayoría, que saben a los sitios que van. Hay personas que donan y buscan el sitio más bajo económicamente, no podemos entrar ahí. Vamos a trabajar porque el distintivo de calidad de la artesanía sevillana tenga reconocimiento y calidad. Lo que pretendemos es dar seguridad artística y profesional, que la gente vaya a un sitio seguro y con garantías. Pretendemos acabar también con el intrusismo. Una persona que tiene un trozo de madera, hace una manualidad, se atreve y encima hay gente que los paga. Esto es una artesanía reglada y con unas connotaciones de preparación. En cualquier tipología del arte tenemos una preparación y el refrendo de los años que llevamos trabajando y el reconocimiento del público entendido.

-También tienen estos trabajadores encargos de firmas internacionales. ¿Da buena cuenta del trato que en nuestra ciudad y en general se le da al arte sacro?

Lo que queremos trabajar es que se nos reconozca también internacionalmente. Creo que esto hay que verlo desde fuera, porque no cabe duda que todos estos talleres a nivel nacional hemos trabajado para todo el país y se puede expandir muchísimo más.

-¿Está el Arte Sacro aún por explotar del todo?

Totalmente. Creo que es un mundo que está abierto siempre. Siempre se puede ir a más, estamos totalmente convencidos. Los artesanos hacemos vanguardia todos los días porque todos los días creamos. La vanguardia no es solo modernismo, sino tener creatividad y llevarlo a efecto. Todos los días estamos diseñando y buscando nuevas fórmulas. El Arte Sacro no tiene límite, mientras tú tengas capacidad de desarrollo creativo, no existen fronteras. Todo se puede adaptar, tenemos una infinidad de campos inmensa y podamos proyectar nuestro trabajo sin renunciar a lo que somos.

Aquí puedes volver a escuchar el programa del jueves 12 de julio⤵⤵