Blog

Diecisiete años después seguimos igual…

¿Qué ocurre en esta sociedad que está dormida? ¿Qué ocurre en esta sociedad que está muerta? ¿Qué ocurre en esta sociedad que se va por el sumidero y nadie hace nada en contra?

¿Qué nos pasa? ¿Cómo puede verse en las televisiones gente muriendo de hambre, víctimas de las guerras, de ataques terroristas, de ataques contra las religiones y no hacemos nada? No nos movilizamos, no nos levantamos…

El pueblo sevillano y las personas que acudimos a la celebración externa, mas importante del año de las cofradías, calla, no responde de forma unánime a los ataques, que llevan (llevamos) sufriendo diecisiete años ya, nos cuentan “milongas” y nos callamos, no respondemos, no nos levantamos ante los ataques que sufrimos, año tras año.

Se nos ataca a nuestras creencias, a nuestras tradiciones, a nuestra manera de ser o estar, a lo más importante de los cristianos, nuestra Fe, y no hacemos nada, callamos, no hay responsabilidades, no dimite nadie, no se descubre nada, diecisiete años después, “el juego” sigue en marcha y el tablero (Sevilla) sigue puesto sobre la mesa.

Esta madrugada en Sevilla, pero previamente en Málaga el Lunes Santo, volvimos a ser atacados por nuestras creencias, por nuestra forma de pensar y vivir. ¿Qué mal hacemos a nadie? ¿Por qué no se descubre la verdad?

Los hechos acontecidos en la Madrugá, fue un plan maestro orquestado desde algún sitio oscuro, con mucha gente preparada para crear pánico, solo y exclusivamente eso. Pánico por querer disfrutar una tradición que nos acompaña desde hace siglos y que gente sin escrúpulos quiere que se pierda.

A las 4:05 de la Madrugada del viernes Santo 14 de Abril (86 años de la instauración de la Segunda República, por si alguien quiere leer entre líneas) estando en la Plaza del Triunfo, viendo al Señor de Sevilla,  mi hermandad, estaba el paso delante de la Puerta de los Leones de los Reales Alcázares de Sevilla, iniciando el giro, para volver a acercarse a la Catedral. Estaba haciéndole fotos al Señor, cuando un ruido, primero susurro y después algo mas brusco, ganando intensidad, hizo que me volviese para ver a una multitud, despavoridas, con pánico, terror, pavor en sus caras y sus miradas, corrían, sin saber por qué, pero corrían. Se llevaron por delante a nazarenos, acólitos, gente que estaban viendo la procesión, tiraron a un hombre mayor que se dio contra el bordillo en la cabeza, los policías, que estaban allí, se quedaron bloqueados, congelados, no sabían que hacer, fui a por ellos y les dije que el inicio de la estampida venia de lo que se llama” la punta del Diamante” y el policía, me dijo con los ojos perdidos, que no había recibido órdenes para moverse.  La gente mientras tanto buscaba escapar de……..no se sabe de qué. Empecé a gritar diciendo “tranquilos, tranquilos, que no pasa nada, que no ocurre nada” ¡Por qué hice eso? No lo se, seguramente, de diez veces, solo una vez reaccionaria así, la gente se tranquilizó, poco a poco y todo volvió a una calma tensa, Unos diez minutos después, otra avalancha, sin motivo, sacudiría de nuevo la corporación de San Lorenzo

Esta nueva avalancha, fue menor, pero lo suficiente para que la amiga de mi hija, entrase en histeria. Nos acercamos a una ambulancia que había allí cerca, para que la calmasen y el sanitario pedía a gritos que lo que necesitaba era ayuda él, que acudiesen, médicos, enfermeros, psicólogos……..y…….los policías, sin moverse, no hacían nada, esperando ordenes…..pero…..¿de quién? Si el CECOP estaba más bloqueado que ellos, La avalancha segunda acabó, como empezó, rápidamente, sin que nadie dijese nada, sin que nadie hubiese visto nada, la cosa se fue calmando y todo volvió a la “normalidad”. La plaza quedó vacía, pero nosotros estuvimos en el lugar de la ambulancia, esperando que la amiga de mi hija se tranquilizase. A la media hora más carreras, cuando en la plaza, quedaban doscientas o trescientas personas, que ya solo dieron tres pasos y dejaron de correr.

¿Qué es lo que le pasa al pueblo sevillano? ¿Tan hondo tiene los hechos acontecidos en el 2000? ¿Cómo se puede provocar unas carreras de este tipo desde distintos puntos a la misma vez, sin que haya nada aparentemente normal que pueda causar miedo?

¿Quién organiza esto? ¿Y por qué ?

¿Cómo es posible que el Ayuntamiento, el Delegado del Gobierno, la policía, el CECOP y otros organismos digan que no está premeditado, que son hechos aislados, y que todo fue efecto dominó? A la misma hora con dos o tres kilómetros de distancia. ¿No está todo orquestado? ¿Nos quieren ocultar la verdad?  No quieren que sepamos la verdad porque puede ser demasiado gordo y puede dejarnos heridos de por vida.