Blog

Ejemplar testimonio en Montesión

Una vez más, una estirpe de ociosos quisieron ofender a la Virgen del Rosario de la Hermandad de Montesión a su paso por la sevillana calle de Castellar.

Es la razón de ser de esta especie, su único compromiso adquirido con esta sociedad es intimidar a todo aquel que no piensa como ellos.

Pero lo que tal indolente ser no esperaba, era que la reacción de los que acompañaban a la Virgen fuera de una elegancia comparable solo con todo aquel que ama a la Madre de Dios.

Fue una bofetada de vivas a la Virgen y de piropos hechos cantos que fueron suficientes como para ofender al mayor de los agresores. Sin duda un comportamiento ejemplar el de todos los hermanos y devotos que allí estuvieron.

No dejemos de dar testimonio en nuestras calles, esa es nuestra mayor fuerza contra los que no creen ni en su propia libertad.