Blog

Y reinó la devoción el 15 de agosto

Podría empezar está crónica con la típica frase: de nuevo, la mañana mágica del 15 de agosto en Sevilla, es verdad, a pesar de los años seguirá siendo para el sevillano, la mañana más única y más hermosa que se pueda vivir en la ciudad hispalense, pero no, esta vez y disculpenme, yo no les voy a contar eso, ni como fue el cortejo, ni que manto llevaba la imagen, ni su exorno floral. Yo les voy a contar la realidad del 15 de agosto en Sevilla.

Siempre hay alguno, a las 6:30 o 7:00 de la mañana, en la que esperando a que salga la Virgen de los Reyes, dice: «La Virgen podría salir un poco más tarde miarma» y yo le respondo  a usted que a la procesión de la patrona de Sevilla, patrona de su archidiócesis, se va por devoción y no por obligación.

¿Sabes que hay gente que hace kilómetros y kilómetros solo para verla 5 minutos? El tiempo de que Ella pase por su mirada. ¿Sabes que hay personas que están ahi desde las 3 de la mañana del día anterior? Sin dormir, así es.

Personas que son capaces de dejar sus vacaciones para estar presentes en los alrededores de la Catedral, solo y exclusivamente para ver a su Virgen de los Reyes. Casi ná, ¿verdad? Mientras que otros van por obligación, solo por decir: yo estuve viendo a la Virgen de los Reyes y buscar la foto perfecta para subirlas a sus redes sociales.

Si vas por obligación, que sea para mostrarle a través de fotografías o a través de palabras sobre cómo fue esa mañana mágica, como he dicho al principio de está humilde publicación. Que sea para mostrarle a esas personas que no puede estar en la esquina de Alemanes o en la plaza del Triunfo esperándola.

Si no es así, amigo cofrade o capillita, usted estorba en la procesión de la Virgen de los Reyes. Deja que crezca la devoción que en su día tus padres o tus abuelos te enseñaron y encontrarás el sentido de la devoción a la Virgen María el 15 de agosto en Sevilla.

 

(Fotografia Eduardo Suárez)