Reportajes

José Juan Jiménez Güeto: " La cordura se ha impuesto y hoy la segunda puerta es una realidad "

Recientemente se dió via libre a la segunda puerta de la Catedral de Córdoba, una lucha dilatada en el tiempo que facilitará de manera considerable el paso de las cofradías por el primer templo de la Diócesis. Un año muy especial, donde será trasladada hasta allí la Carrera Oficial.

José Juan Jiménez Güeto,  Canónigo y portavoz del Cabildo de la Catedral de Córdoba, nos da sus impresiones y una completa información de lo que ha sido este proceso y como se va a afrontar por parte de las hermandades de la ciudad. 

¿Ha sido un camino lleno de piedras el realizado hasta ahora en todo el proceso de la segunda puerta de la Catedral?

 Cualquier decisión importante exige un tiempo de análisis y reflexión. No obstante, en este caso, desde el primer momento, Hermandades y Cofradías y el Cabildo de la Catedral, han marchado juntos para conseguir este objetivo. La dificultad ha estado en la posición que desde las distintas administraciones se ha mantenido, con posturas marcadas en algunos momentos más por consideraciones políticas que por el interés general. Afortunadamente la cordura se ha impuesto y hoy la segunda puerta es una realidad.

¿A qué atribuye tantos obstáculos para conseguir todos los permisos necesarios?

 Como decía, cuestiones puramente políticas y una cierta descoordinación en las opiniones de las distintas administraciones y entidades que debían verter sus opiniones al respecto, han retrasado un proceso cuya propuesta partía de una amplísima base social. Asimismo, han intervenido otros agentes cuya posición ha venido a sembrar dudas infundadas y sobre todo a dar pie a que esta decisión se retrasara.

¿En qué consiste exactamente la obra a realizar?

 La obra consiste en la retirada de la actual celosía, anclada en su totalidad, para sustituirla sin quebrantar en absoluto la estética de la misma, por una puerta abatible que permita el paso de las hermandades con total normalidad. En cualquier caso, repito, no afecta a la estética del conjunto ni a la seguridad del mismo. Por otra parte, la celosía actual es un elemento de muy reciente colocación, que cumple una función y que no va a variar en su cometido.

¿Hay tiempo real para ver abierta la segunda puerta esta Semana Santa?

 Esperamos que así sea y en este sentido, el Cabildo de la Catedral, está poniendo todos los medios materiales y humanos para que podamos ver a nuestras Hermandades haciendo uso de la misma y así facilitar el tránsito de las Hermandades, en este proyecto de nueva Carrera Oficial en la que todos estamos tan ilusionados, convencidos de que es el entorno ideal para disfrutar de nuestra Semana Santa, tanto desde el punto de vista religioso como artístico.

¿Qué han conseguido los cofrades con este logro?

 Por encima de un paso más holgado de nuestras Hermandades por nuestra Catedral, en su estación de penitencia, se ha conseguido algo más importante y es ver a nuestras Cofradías unidas en un proyecto común, trabajando codo con codo entre sí y con la Iglesia Diocesana a la que indudablemente pertenecen. Un paso más en favor de la Fe que las conduce y en favor de su participación en la mejora de la ciudad en la que desarrollan su magnífica labor. Una meta largamente deseada.

¿Cree que la seguridad en la nueva carrera oficial va a ser otra batalla a librar contra los que no la quieren?

 La seguridad ha sido estudiada minuciosamente y desde el Cabildo de la Catedral no ha habido oposición alguna a cuantos requerimientos se le han hecho para contribuir a la misma, tanto de visitantes y espectadores como de los penitentes. Por tanto, estamos muy tranquilos y satisfechos de la colaboración que hemos mantenido con todos los responsables de seguridad. Hablar de inseguridad sería malintencionado y respondería a oscuros intereses.

¿Qué supone la segunda puerta el resto del año?

 El resto del año es un elemento más del conjunto, que ahora puede ser utilizada en cuantos actos requieran su uso. Además de contribuir a la seguridad del edificio como nueva vía de evacuación en caso necesario.

¿Cómo será el desarrollo de las cofradías en la nueva carrera oficial?

 Todo está por ver en esta nueva trayectoria. Se ha trabajado mucho en organización, horarios, desarrollo de los cortejos, colocación de palcos y sillas, pero obviamente esperamos que todo se desarrolle tal como se ha organizado. Va a ser para todos, una primera vez y esto conlleva un cierto nerviosismo, pero confiamos en el trabajo y la colaboración de todos para conseguir una Semana Santa como Córdoba merece.

¿Habrá finalmente palcos en el Patio de los Naranjos?

 Habrá palcos y acceso abierto al patio de los Naranjos, lógicamente con las limitaciones de aforo propias de la seguridad que todos deseamos. El cabildo siempre ha querido que la Catedral esté abierta a los cordobeses y a cuantos nos visitan y el Patio de las Naranjos forma parte del recorrido y así se ofrece a todos.

 

Ya hubo intentos en otros tiempos de una carrera oficial en la Catedral.  ¿Cree que esta vez se podrá consolidar?

 Desde luego no será por falta de ilusión, trabajo y colaboración de todos. La ciudad y los medios han cambiado y confiamos en que ello nos permita consolidar este proyecto que sin duda es útil y atractivo para Córdoba. Hay que adaptarse a los tiempos y este es un buen ejemplo del cambio que nuestra ciudad está gozando, sobre todo en cuanto se refiere al resurgir con fuerza del mundo cofrade.

Manuel Giráldez Mesa