Blog

En imágenes, el Besapiés del Cristo de la Paz de los Humeros

Postrimerías de Valdés. Antagonismo puro de Murillo. Desolación, fatalidad, destrucción. En ellas se advierte que la muerte priva al ser humano de todas sus glorias y placeres, que no podrá llevarse al otro mundo. Para contrarrestar el inevitable cúmulo de pecados que se cometen y lograr la salvación eterna en el momento del Juicio, es necesaria la práctica de la oración, la penitencia y la caridad. Constante referencia al dilema de conseguir la salvación o la condenación eterna. En la mente y en el espíritu, las palabras Cristo en el Juicio Final la dirigirse a los bienaventurados: “Escuchad la palabra del Señor: Venid benditos de mi padre, tomad posesión del reino preparado para vosotros desde la creación del mundo porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber…”

En los Humeros se nos recuerda la brevedad y fugacidad de una vida pecaminosa y triste. Poder equitativo de la muerte: caballeros, báculos, clero. Acudimos al Señor mediante actos caritativos para conseguir, últimamente, la salvación eterna.

Manuel Lamprea

  • 0

  • 1

  • 2

  • 3

  • 4

  • 5

  • 6

  • 7

  • 8

  • 9

  • 10