Blog

Se van perfilando los detalles de la Coronación de la Victoria

La Hermandad de las Cigarreras ha anunciado en el último boletín informativo que la corona de María Santísima de la Victoria, labrada en 1968, se encuentra en manos del orfebre Joaquín Ossorio, quien está evaluando cómo restaurar y enriquecer la presea de cara a la Coronación Canónica.

Atendiendo a las indicaciones del arzobispo, la Hermandad no tendrá gastos innecesarios en una nueva corona, por lo que se volcarán más en la obra social. Esta obra social consistirá en colaborar muy activamente con el proyecto “Hogar de Nazaret y Hogar de Belén” de la Parroquia de San Joaquín, dedicado a las mujeres embarazadas.

La Hermandad pide a los hermanos y devotos que entreguen oro, plata y piedras preciosas para remozar la Corona, así como para utilizarlas en un nuevo puñal, una cruz pectoral, un rosario, etc. Un grupo de hermanos ya han donado un manto negro de camarín bordado en oro que estrenó la Santísima Virgen el pasado 8 de septiembre. Los devotos también donarán una saya bordada en oro sobre terciopelo morado, la cual reproduce una antigua saya perdida en los años 30, un manto a juego y un llamador para el paso de palio.

En enero la Hermandad convocará un Cabildo General Extraordinario para dar a conocer los actos y cultos con motivo de la coronación, así como para solicitar una dispensa a Palacio, ya que una de las opciones que se baraja es que la Virgen de la Victoria sea traslada bajo palio en el anual Rosario de la Aurora del primer domingo de octubre. Las reglas de la corporación dictan que los pasos solo salen en Semana Santa y el Rosario de la Aurora es por las calles de la feligresía, por ello la necesidad de solicitar una dispensa. Las Cigarreras ya sueña con un 13 de octubre de 2018.

(Fotografía Victor González)