Artículos - Desde el Palquillo


Dios Hecho Hombre, vuelve a pasear por Sevilla.

Se acerca el día, se vislumbra el momento en que Él vuelva a pisar las calles sevillanas y nos inunde con su Poder, con su Nobleza, con su Fe. Él es la imagen que nos conmueve a todos, la imagen que representa a Jesús, a Dios hecho hombre. La imagen que cuando se acerca, por el motivo que sea, agachamos la cabeza, nos da vergüenza mirarlo, no podemos mirarlo, todavía pagamos el ignominioso acto que se cometió hace dos mil años, cuando un “hermano suyo”lo vendió por treinta monedas de plata, este traidor pagó su pecado ahorcándose. Nosotros pecamos dos mil años después agachando la cabeza avergonzados por aquel acto infame.

Miguel Ángel Torres

Hablemos de capataces...

En nuestra tierra somos de olvidar rápido, nos gusta menospreciar y desbancar a gente que antes se alababa y se "endiosaba".

Miguel Ángel Torres

Aires de primavera

¡¡Ya está aquí!! ¡¡Ya está de vuelta!!! Como la vida misma, todo vuelve a resurgir, el principio del fin está aquí y lo sabemos, lo anhelamos, como los Griegos, los Romanos y otras tantas civilizaciones. ¡El negro del invierno, deja paso a la luz!! Al resurgir de la vida, estas civilizaciones hacían fiestas para conmemorar la llegada del Dios Sol, para quedarse durante seis meses entre nosotros y darnos “vida.”

Miguel Ángel Torres

IN MEMORIAM: Francisco Paz Martínez «el Maño»

Se nos fue, camino del reino de los cielos, a buen seguro. Francisco Paz Martínez "El maño". Nos ha dejado después de no poder superar su larga enfermedad.
  Hombre amable, siempre tenia buenas palabras y siempre sacaba tiempo para hablar con el que se lo pidiese, “su casa” San Lorenzo, donde siempre estaba a excepción hecha de cuando estaba repartiendo carteles o convocatorias de cultos de las cofradías de Córdoba. 

Miguel Ángel Torres

¿El Ángel Custodio, nos podrá Salvar?

San Rafael es el Custodio de Córdoba desde que protegió a la ciudad de una epidemia de peste. Tras varias apariciones al Padre Roelas, en la madrugada del 7 de mayo de 1578, le dijo al sacerdote: “Yo te juro, por Jesucristo Crucificado, que soy Rafael, ángel a quien Dios tiene puesto por guarda de esta ciudad”. Al poco tiempo dejaron de morir personas en Córdoba a causa de la epidemia.

Miguel Ángel Torres